domingo, 2 de diciembre de 2012

PATATAS VIUDAS



Cada vez que iba a casa de mi abuela, la primera sensación que recuerdo, es el aroma que salía de su cocina. Cocinaba muy bien y nos enseñó muchas de las cosas que he ido haciendo a lo largo de mi vida.
Uno de los platos que acostumbraba a hacer eran las patatas viudas. La recuerdo con su cara siempre sonriente, saliendo de la cocina con una gran bandeja de humeantes patatas.
Me hace gracia el nombre de patatas viudas. Supongo que se llaman así porque de origen son patatas solas, sin compañía. Por lógica, venían de tiempos de escasez, donde en el puchero le introducían las patatas, algo que tuviesen en aquel momento por la cocina y agua. A base de cocer, con el almidón que soltaban, la salsa espesaba y acompañado de pan, ya tenían  la comida solucionada.
Hoy en día el plato se ha ido enriqueciendo a base de ingredientes y en si ya no son "viudas", ya que llevan mucha compañía, también se les llama patatas guisadas.
He preparado dos, aunque se pueden preparar de mil maneras, según los ingredientes que tengamos en la cocina, pero partiendo siempre de un sofrito de cebolla al que se le puede añadir ajo, pimiento, tomate o alguna otra verdura. Carnes; como chorizo, tocino entreverado, beicon etc.
Se puede añadir hierbas como tomillo o laurel y especies como pimienta o azafrán.
Y lo mas importante: las patatas, que se han de cortar a gajos: rompiéndolas de manera que primero clavamos el cuchillo cortando un poco y seguidamente terminamos de romper el trozo ayudándonos con él. De esta manera, la patata suelta todo el almidón, que es lo que hará que la salsa espese.
Si tenéis una cazuela de barro para cocinar, mucho mejor.


Éstas son las patatas viudas de mi abuela:


1 de patatas tipo Kanabec peladas y cortadas como he explicado antes 
3· cebollas medianas cortadas a cuadritos
100 gr tocino entreverado a cuadraditos
un buen puñado de almendras tostadas a trocitos
Unas hebras de azafrán (optativo) 

Poner la cazuela al fuego, protegida con un difusor entre ésta y el fuego para que no se rompa. Echar un chorro de aceite de oliva y rehogar la cebolla, cuando esté transparente añadir el tocino y rehogarlo hasta que todo quede doradito. Añadir el azafrán, las almendras, sal, pimienta y agua que lo cubra. Tapar la cazuela y dejar cocer hasta que las patatas estén hechas. Si queda demasiado líquido, destapar y dejar reducir la salsa hasta que quede espesita. Rectificar de sal.



Estas otras son patatas viudas con chorizo y beicon.


1 de patatas tipo Kanabec peladas y cortadas como he explicado antes 
3· cebollas medianas cortadas a cuadritos
100 gr tocino beicon a tiritas
100 gr de chorizo picante o no picante a rodajas (según como os guste, yo lo prefiero picante, ya que le da mas alegría al guiso)

En la cazuela de barro, con un difusor debajo, puesta sobre el fuego, rehogar con aceite de oliva la cebolla hasta que quede transparente, añadir el chorizo y el beicon, rehogar para que suelte toda la grasa y echar las patatas y sal. Cubrir de agua. 
Tapar la cazuela y dejar cocer hasta que las patatas estén hechas. Si queda demasiado líquido, destapar y dejar reducir la salsa hasta que quede espesita. Rectificar de sal.



11 comentarios:

  1. Manu, qué cosa más tica con el tocino y el toque de las almendras. Un clásico delicioso. Lo que hemos aprendido de nuestras abuelas y con el cariño que hacen todas las cosas. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  2. Viudas, viudas no son, vaya compañía más rica almendras y tocino, nada más y nada menos. Qué sabor tan rico tienen que tener. Besos

    ResponderEliminar
  3. Manu yo creo que ha estos dos platos de patatas viudas les encontramos marido rapidamente porque están buenísimas jajaja!!! Y olé por tu abuela y su cocina, que seguro que era maravillosa ella y su cocina!!!
    Un beso guapa!!!

    ResponderEliminar
  4. Estos guisos con sabor y aroma a antiguo, a infancia, a abuelas,mmmmmmm.... que recuerdos. En casa, si quiero triunfar y que todos coman bien, hasta los más difíciles de paladar, les preparo estas patatas. ¡Bien por nuestras abuelas! que nos enseñaron a cocinar bien, bueno y barato.

    ResponderEliminar
  5. Un plato contundente y riquísimo, y si es cocinado en cazuela de barro con un sabor inigualable.
    Un besito

    ResponderEliminar
  6. Tan sencilla y a la vez tan rica.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Me gustan las dos versiones Manu. Dos platos fantásticos que entonan de maravilla los cuerpos y tienen ese sabor de la cocina tradicional que tanto me gusta!!!

    ResponderEliminar
  8. maria jesus15/12/12



    Buenos dias Manu.

    Me gusta tu blog y tienes bastantes recetas muy ricas y algunas originales, pero yo tengo en mi ordenador una especie de libro de cocina con las distintas recetas que mas me han gustado, bien en PDF, bien copiando la pagina y pasandola a Word, esta ultima version me gusta porque puedo poner comentarios mios, pero no se porque con tus recetas no puedo hacerlo.... , me puedes decir si es posible...??? en todos los demas blog que visito si.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento Maria Jesús, pero después de que me robaran fotos para darles un uso fraudulento, no podrás copiar nada. Está protegido. Lo único que te puedo decir es que lo que te interese lo copies en una libreta, que es lo que yo hago, con las recetas de los otros blogs que me interesan. Se que es mas complicado, pero no puedo hacer nada.

      Eliminar
  9. Anónimo24/5/14

    Hola Manu las dos recetas están muy bien pero tal como tu mismo indicas al principio las patatas viudas no llevan acompañantes de ninguna clase que no sea de tipo vegetal y muy poco, y me uno a las opiniones de los que están de acuerdo conmigo.
    Verás cuando buscas en Internet para cocinar un plato como patatas a la viuda es para hacerlo tal como se hacen antes y se siguen haciendo ahora, pero las tuyas son patatas guisadas lo siento, pro no me gusta tu manera de presentar las cosas dices que es una cosa y es otra lo siento en una escala de 12 a 10 yo te daría un Cero, y soy cocinero lo único que me gusta ver lo qu ponen al respecto de las recetas si se ajustan a su nombre o es otra cosa completamente distinta lo siento Manu pero si quieres que yo te haga un comentario constructivo ciñase al nombre de la receta y no hagas innovaciones raras y sin sentido culinario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De entrada, un comentario anónimo, no me merece ningún respeto, ya que es muy fácil tirar la piedra y esconder la mano. Las cosas a la cara.
      Innovación ninguna. Creo que poco has leído de lo que he escrito, ya que si no, hubieses visto que explico claramente lo que son las patatas viudas y lo que han evolucionado y que lo que he hecho es sencillamente, trasladar aquí las patatas que hacia mi abuela y que ella llamaba viudas.
      Y por cierto, veo que sigues sin mirar bien, pues en la foto se ve claramente que soy mujer y no hombre como tu me has tratado.
      Saludos y otra vez, da la cara por favor, que se te tendrá mas en cuenta.

      Eliminar

Agradezco y espero con ilusión vuestros comentarios, ya que todo ayuda a mejorar.
Si tenéis alguna duda, no dudéis en comentarlo y si está en mi mano, os lo intentaré solucionar.
Los comentarios que sean malintencionados los suprimiré.
Este blog agradece la intención, pero no participa en cadenas de premios