sábado, 7 de enero de 2012

SUSPIRO LIMEÑO

Este postre es representativo de Perú, siendo de los mas tradicionales y antiguos símbolos de la cultura gastronómica peruana, en especial la limeña.
Se creó en Lima hacia el año 1800 gracias a Amparo Ayarza, esposa del famoso poeta y escritor José Gálvez, que ideó esta deliciosa receta mezclando: manjar blanco, yemas y merengue aromatizado al Oporto.
La leyenda dice que  al degustarlo, el poeta le dijo a su esposa que era tan dulce y suave como la mujer limeña. De ahí su nombre.
Esta receta se la explicó Amparo Ayarza a Josie Sison Porras de la Guerra, quien la popularizó en su libro "Perú y sus manjares"
Yo la he sacado del libro "Nicolini" que me ha dejado mi sobrino Carlos.
Creo que aquí no estamos tan acostumbrados a un sabor tan, tan dulce. Pero acomodado en una copa pequeña, para no tomar tanta cantidad, es una verdadera delicia para el paladar. Os sorprenderá.


Para el manjar blanco:
1 lata pequeña de leche condensada
1 lata leche evaporada
6 yemas de huevo

Para el merengue:
4 claras de huevo
1 pellizco de sal
125 a 159 g azúcar
150 ml Oporto

canela para decorar

En una cacerola echar la leche evaporada y la condensada. Poner al fuego a cocer hasta conseguir  el  punto de  manjar  blanco,  removiendo  sin  cesar con  una  cuchara  de  madera, 
sabremos que está, cuando al revolver veamos la base de la cazuela y consigamos una textura espesa.
En ese momento poner un difusor debajo de la cazuela, bajar el fuego e incorporar las yemas de huevo coladas por un cedazo fino para que no baje nada de clara. Seguir removiendo constantemente para unirlas a la crema pero que no lleguen a cocerse. 
Sacar del fuego y llenar las copitas.
Mientras, en la mezcladora con las varillas batidoras, poner las claras con la sal a velocidad media alta hasta que formen picos.
En una cacerola al fuego, llevar el Oporto con el azúcar hasta que se reduzca a un almíbar a punto de hilo fuerte 104º. Si no se tiene termómetro, este punto se reconoce al retirar un poco del almíbar con una cuchara. Lo enfriamos un poquito, mojamos  los dedos índice y pulgar y al juntarlos y separarlos,  se forma una hebra  que se sostiene sin romperse. 
Echar este almíbar poco a poco, en chorrito fino, pero continuo, a las claras, mientras van trabajando y que sigan batiendo hasta que se enfríe el bol. 
Colocar el merengue, con la ayuda de una manga pastelera, sobre el manjar blanco y espolvorearlo con canela molida.



1 comentario:

  1. Anónimo6/10/14

    Me encantó tu blog ,sobretodo esta receta que esta muy buena y simple.
    Mis felicitaciones y mucho éxito.

    ResponderEliminar

Agradezco y espero con ilusión vuestros comentarios, ya que todo ayuda a mejorar.
Si tenéis alguna duda, no dudéis en comentarlo y si está en mi mano, os lo intentaré solucionar.
Los comentarios que sean malintencionados los suprimiré.
Este blog agradece la intención, pero no participa en cadenas de premios